Ir a contenido
Nuevo Recetario El Fuego Nos Une Vol. 8
Nuevo Recetario El Fuego Nos Une Vol. 8
Todo el corazón en el Grill Master HEB 2022

Todo el corazón en el Grill Master HEB 2022

Es difícil transcribir en palabras todo el significado que tiene el Grill Master HEB 2022 para mí y para todos los que lo hacen posible; sin embargo, trataré de contarles un poco de lo que para mi representó esta novena edición del Campeonato Nacional de Parrillada.

Dado lo sucedido con la pandemia por el COVID, el Grill Master HEB tuvo que esperar dos años para regresar y mientras esperábamos con paciencia su regreso, la Sociedad Mexicana de Parrilleros creció no solo en comunidad, sino también en familia. Fueron muchos los colaboradores que en estos dos años se sumaron a crear experiencias gastronómicas memorables alrededor del fuego.

Llevo cinco años en la organización y este Grill Master HEB fue el sexto en el que pude participar. Mis primeros dos fueron en 2017, cuando existía el circuito que recorría varias ciudades. Tuve la oportunidad de vivirlo en Monterrey y luego en Torreón; en estos eventos estuve apoyando en la tienda del evento con acomodo y venta de nuestros productos. Estas dos experiencias me sirvieron para entender la pasión, no solo de los equipos en competencia, sino también de todos los asistentes y de la comunidad que nos sigue.

Luego, siguieron el Grill Master Champions HEB en 2018 y el Grill Master Monterrey HEB 2018; en este último tuve la oportunidad de ser responsable por primera vez de la publicidad y branding del evento y de trabajar muy de la mano con Lucero, coordinadora del evento. Posteriormente me dieron la oportunidad de ser Directora de Marketing de la SMP. En El Grill Master HEB 2018 aprendí muchas cosas, pero de lo que más recuerdo es que me prometí que era necesaria la profesionalización del montaje y el branding, y que nunca más el staff o yo íbamos a ser los responsables de colocar los nombres de los equipos. Lo recuerdo y aún me duelen los brazos.

Es importante que sepan que en estas ediciones el staff de la SMP paraba totalmente sus labores y estaba involucrado al 100% en el montaje. Sus roles de contador, diseñador, recursos humanos, vendedor, producción, presidente, etc. quedaban fuera para volverse en quienes pintaban las líneas de estacionamiento, colocaban la señalización o las mesas y sillas en los toldos de los equipos. Cuando digo todos eran TODOS, trabajando entre 3 y 4 a.m con lluvia para dejar todo listo para recibir a los invitados.

Para 2019, el primer reto fue el cambio de venue y el segundo, la carga de trabajo, ya que me quedé reducida a cuatro personas en el equipo de Marketing. Además del trabajo que representó para quienes estuvimos en ese entonces, hubo muchos problemas en el montaje, que al final se resolvieron, pero me valieron unas cuantas lágrimas y corajes. Nuevamente una promesa interna: tener un equipo de respaldo que nos ayude a tener una mejor operación y control del montaje del evento. 

Les platico todo esto porque para el 2022 muchas cosas cambiaron, el staff de la SMP ya es de más de 100 personas localizadas no solo en Monterrey, sino en varios estados de México.  Además de los retos cotidianos que conlleva organizar un evento, tuvimos un reto interno; y es que esta familia que creció durante la pandemia, no había vivido el evento.

Dado lo que viví en 2019 (y el estrés que significó), tenía mucho aprendizaje en cuanto a cumplimiento de tiempos y estos sentimientos me quitaban el sueño; con honestidad, les digo que me fue difícil transmitirle al equipo la relevancia y urgencia de muchas de las tareas y no por falta de explicación, sino porque definitivamente es algo que tienes que vivir. De cuatro personas que éramos en Marketing en 2019, pasamos a ser quince, de las cuales solo Arely y yo, quien lidera el área de Marketing Digital, éramos las únicas que habíamos vivido el evento. Contrario a lo que piensan, no fue más fácil en relación a la última edición, primero porque el evento creció y lo segundo, es que a diferencia de años anteriores, la empresa no detuvo su operación. Para que se den una idea, hubo un curso el viernes 26 de agosto en uno de nuestros capítulos en Monterrey, mientras que al mismo tiempo se entregaban los uniformes y se daban las últimas indicaciones previo al evento en el Parque SMP.

Parte del equipo estuvo en actividades de montaje desde el lunes, cubriendo los detalles y recibiendo a proveedores; otros en oficina resolviendo detalles, desde el guión para el evento, hasta los gafetes con horarios para los equipos. Todo esto ayudó a que tuviéramos un montaje casi sin incidencias en comparación de mi último evento; más que olvidados y enterrados quedaron los sentimientos de estrés que tuve ese año. La promesa de formar un equipo dió sus frutos y este Grill Master HEB me deja más que nunca la lección de la confianza. 

Confianza en un equipo de trabajo y en un staff, que si bien no conocía el evento, entregó todo su esfuerzo y dejó su corazón en cada una de las actividades que realizó; ustedes como asistentes vivieron dos días de carne asada, cerveza, música y familia, pero detrás hay todo un equipo que lo vivió desde el 27 noviembre de 2021 (o desde antes) cuando anunciamos la fecha en la que tomaría lugar esta novena edición, que lo esperó y extrañó durante dos años. Hubo un staff de 170 personas que trabajaron semanas antes, hasta altas horas de la noche, que estuvo en montaje desde el 1 de agosto supervisando que quedara la distribución tal cual se definió, que estuvo atendiendo por diversos canales a las dudas de sus boletos, que desarrolló productos, que diseñó el recetario, que se aseguró que cada nombre de equipo fuera en su lugar, que realizó la selección de la proteína de la más alta calidad, que estuvo 16 horas en preparaciones de las degustaciones, que se encargó que los trofeos estuvieran listos y completos en la premiación, que viajó 10 horas en carretera para vivir esto, que dejó su familia al cuidado de terceros, al que no le importó cuál era su rol en la empresa, en estos dos días se dio servicio a equipos, asistentes, expositores, artistas, patrocinadores, niños e incluso perros parrilleros con la única finalidad de que lo disfrutaran y se llevaran la mejor de las experiencias… 

Estos dos años de pausa definitivamente fueron amargos, pero luego del fin de semana que vivimos, cada minuto de espera ha valido la pena; como empresa, tuvimos la oportunidad de unirnos, de conocernos, de fortalecer los lazos de amistad, trabajar en conjunto, aprender, respirar y vivir la operación del Grill Master HEB 2022. Además de poder compartir de cerca con ustedes, de ver todas las sonrisas, de verlos cantar, de abrazarnos de nuevo, de ver el espíritu de competencia e incluso de sentir alegría al recibir la lluvia que tanta falta le hacía a Nuevo León.

El Grill Master HEB es para mi un momento de reflexión y aprendizaje y quiero cerrar compartiéndoles la promesa que me hago este año, que es más emocional y subjetiva que la de años anteriores; agradecer más, porque los sueños se cumplen, porque estamos aquí después de una pandemia, porque la familia SMP sigue creciendo y porque podemos seguir trabajando y entregando el corazón para puedan compartir con nosotros el campeonato de parrillada más grande de Latinoamérica y próximamente del mundo.

Gracias a todo el staff que hace posible el evento, los aprecio y los admiro; y gracias a ustedes que nos acompañaron, aprendo de esta comunidad todos los días. Nos vemos en 2023.

Aquí les dejamos la receta de una salsita que nos encanta, para que aderecen sus experiencias alrededor del fuego.

Salsa de chile de árbol y ajo confitado

Ingredientes

  • ½ tza de chile de árbol seco
  • 10 dientes de ajo
  • 1 tza. de aceite de oliva
  • c/n Sal ahumada SMP
  • 8 pzas. limón

Procedimiento

  1. En la parrilla a fuego directo colocar un sartén y tostar el chile de árbol previamente picado durante 1 minuto con movimientos constantes.
  2. Retirar el chile, colocarlo en el molcajete y moler junto con con la Sal ahumada original SMP. 
  3. En un sartén o recipiente hondo vaciar los dientes de ajo pelados junto con el aceite de oliva
  4. Colocar la sartén a fuego indirecto en la parrilla a una temperatura de 121°C / 250°F durante 1 hora o hasta que estén suaves. (Para saber si ya están listos los ajos, podrás aplastarlos con un tenedor con mínima fuerza).
  5. Retirar los ajos del sartén y no desechar el aceite para usarlo más adelante.
  6. Agregar los ajos al molcajete y moler hasta que se incorporen con el chile y la Sal ahumada original SPM previamente molidos.
  7. Añadir el jugo de los 8 limones y mezclar muy bien.
  8. Finalizar agregando dos cucharadas del aceite en donde se confitaron los ajos y mezclar. Rectificar sazón. 

#ELFUEGONOSUNE

Lucía Solórzano
Directora de Marketing
Artículo anterior A fuego lento
Artículo siguiente Expedición gastronómica por los estados del centro del país, del Golfo y del Pacífico

Dejar un comentario

* Campos requeridos

x